lunes, 5 de diciembre de 2011

La satisfacción del trabajo bien hecho

Tras haber tocado los temas que me “corroían” por dentro en las pasadas entradas, he decidido centrar esta en algo tan simple y mundano como ese sentimiento que, con suerte, a todos nos asalta alguna vez: la satisfacción del trabajo bien hecho.

Hay innumerables maneras de conseguir la felicidad, pero una de las más honestas y reconfortantes para mí tiene lugar:
·                Cuando te das cuenta de que aquello en lo que durante tanto tiempo has estado trabajando ha dado sus frutos…
·                Cuando sientes que, finalmente, todos los esfuerzos invertidos en un propósito han merecido la pena…
·                Cuando obtienes unos resultados materiales y tangibles de cantidades ingentes de trabajo invertidas en, aparentemente, nada…
·                Cuando se te reconoce al fin la labor de un largo período de tiempo, puede que incluso de una vida; esa capacidad de dedicación a un cierto objetivo que un día te propusiste conseguir y que no has parado hasta alcanzar...
·                En ese momento en el que los demás entienden el sentido de todo lo que has estado haciendo durante gran parte de tu existencia, justo en el momento en el que envidian los sacrificios por los que tú has pasado para llegar hasta allí, cuando se cambiarían por ti con los ojos cerrados y piensan “Podría haber sido yo…”.
·                En esas horas en las que tú estás en tu nube de felicidad, y oyes comentarios del tipo:
“¡Buf!; ¡Imposible!; ¿Cómo lo has hecho?; Querría ser como tú; ¡Enhorabuena!; Buen trabajo, Bien hecho; ¡Qué suerte!...”.
·                Cuando oyes todo tipo de exclamaciones e interjecciones de envidia, agradecimiento o reconocimiento; pero realmente no escuchas nada ni a nadie.
·                Cuando tu esfuerzo es reconocido por los demás y eres tratado con alabanzas por todos, en el momento en el que recibes lo que mereces, aquello por lo que has estado luchando, en el instante en el que una inusual felicidad recorre tu cuerpo, transportándote a una realidad lejana de la que eres el rey…

El sentirse orgulloso de ser quien eres, satisfecho contigo mismo por ser como eres y autosuficiente por haber logrado lo que has hecho, no tiene precio.
Puede que solo dure unos segundos, quizás unas horas e incluso unos días, dependiendo de cada persona; pero durante ese período de tiempo eres feliz, completamente feliz y nada más que feliz.
Si alguna vez te has sentido lo suficientemente orgulloso de ti mismo por algo que hayas hecho, si alguna vez te han reconocido públicamente tu esfuerzo o han premiado tu voluntad y alabado tu duro trabajo, sabrás exactamente a lo que me refiero.

Sin embargo, en ocasiones este sentimiento te traiciona, y solo puedes ver a la gente que no te ha apoyado, a los que no han creído nunca en ti, ni te han dado su confianza; y simplemente piensas algo así como: “Es mi momento, que les jodan a todos”.
Esto puede derivar en comportamientos altivos, autoalabanzas absolutamente innecesarias y trato a los demás con superioridad.
Y también hay otras veces en las que ves que has sido el mejor en algo, realmente piensas que eres el mejor, y te dicen que eres el mejor; y no te acuerdas de aquellos que siempre confiaron en ti, aquellos para los que siempre fuiste el mejor, que siempre pensaron que lo ibas a lograr y que te animaron día a día mientras tú te desesperabas e intentabas buscarle el sentido a todo lo que estabas haciendo.

Es fundamental que te sientas orgulloso de lo que eres, de lo que tú mismo has conseguido y de lo que pretendes lograr.
Esto quiere decir un punto medio entre no aspirar a nada y aspirar a ser el mejor.
Es bueno conformarse con poco, pero ese poco hay que ganárselo y hay que trabajárselo; y más hoy en día.

Todo lo que has sido, todo lo que eres, y todo lo que serás depende en gran parte de ti mismo, y de tu aptitud y actitud; pero nunca debes olvidar a los demás.
Suele haber gente que te apoya en tus esfuerzos. A veces poca, a veces mucha; pero lo normal es que haya alguien, y un gesto que te honra es acordarte de ellos cuando obtienes el éxito.

Aquí os dejo una canción de rap que tiene que ver con el tema, para quien le guste.

Personalmente, me siento orgulloso de mí mismo y satisfecho por ciertas acciones y logros, a la vez que absolutamente decepcionado y avergonzado por otras; pero lo que nunca olvidaré es la gente que se ha cruzado en mi camino hasta llegar a este punto de mi vida.
Tanto a la gente que me ha apoyado sin planteárselo dos veces como a la gente que ha intentado entorpecerme.
Recordaré a los primeros por haberme ayudado a seguir adelante, a no rendirme, a darlo todo y a confiar cuando lo veía todo negro.
Y recordaré a los segundos, aquellos cuyos actos nunca llevaron otra intención que la de molestarme en mi camino hacia mis pretensiones, aquellos a los que, a veces la envidia, a veces la pura maldad o incluso la rivalidad, hacen que les moleste cualquier tipo de logro que consigas, cualquier éxito que obtengas por haberles superado, haber sido vencidos, ver a alguien pasar por encima de ellos…
Llamadme persona son corazón, llamadme persona odiosa, puede incluso que desagradecido, pero ese segundo grupo es el que más me ha impulsado a ser lo que soy hoy en día. Puede que sea por mi personalidad

¿Y quién creo que soy? ¿Qué creo que he logrado?
Los que me conocéis bien sabéis que no soy nadie especial, que tampoco he logrado grandes cosas, ni destaco en prácticamente nada; pero estoy orgulloso de esta peculiar forma de ser que me hace esforzarme al máximo en cada cosa que hago, cuidar hasta el más pequeño detalle y sentarme delante de un ordenador y compartir con quien me quiera leer lo que pienso sin temor alguno, expresándome con todo el respeto y corrección que soy capaz.


“Orgulloso de ser quien eres, y no como deberías ser”

2 comentarios:

  1. Me parece muy bien que te sientas orgulloso por los logros que hayas obtenido y por los que seguramente vallas a obtener. Pero te doy un consejo que espero que sepas valorar y que no es una crítica ni mucho menos.
    La mayoría de tus "logros" han sido obtenidos gracias a tu inteligencia, constancia y dedicación pero debes entender que hay gente que puede ser igual de inteligente y lista que tú, pero que sin embargo, no dedica ni el tiempo, ni la dedicación que le dedicas tú!!
    por lo que, sus resultados sean peores o más bajos que los tuyos en lo que se proponen, pero no creas que por ello eres más inteligente o mejor que los demás!!!
    Simplemente un comentario que espero que sepas apreciar!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el consejo y apreciación, tienes toda la razón.
    En realidad esta entrada no está orientada a resaltar la inteligencia o no inteligencia de nadie, ni los logros conseguidos por nadie; pero repito que tienes toda la razón y tendré en cuenta tus palabras.
    Un saludo, te agradezco el comentario

    ResponderEliminar